Causas comunes del dolor de espalda

Actividades comunes que afectan a tu espalda

El dolor de espalda es una de las condiciones más habituales de nuestro día a día. A lo largo de la jornada solemos sentir tensiones o molestias paralizantes que afectan tus actividades, e incluso tu humor. Es un dolor poco agraciado, a veces insoportable, que aparece por malos movimientos, altas exigencias o, a veces, sin que recordemos por qué lo sufrimos.

En esta nota veremos algunas actividades cotidianas que realizamos sin miramientos, y que pueden provocar o empeorar estas molestias.

Cómo levantar objetos para evitar el dolor de espalda

La acción de levantar objetos que estén por debajo del nivel de la cadera es una de las principales agresiones diarias que hacemos a nuestra espalda. Debes aprender a levantar los objetos, en especial los que sean pesados. La fuerza debe hacerse con las piernas, es decir, debes flexionar las rodillas y mantener tu espalda derecha, tomar el objeto con las manos bien firmes, y estirar las piernas. En ningún caso hay que doblar la espalda hacia delante ni hacer la fuerza con ella, particularmente con la zona lumbar.

El sedentarismo produce dolor de espalda

Mantener una vida sedentaria es una de las causas principales del dolor de espalda. Cuando a lo largo del día permaneces en una posición, sin cambiarla ni estirar tus músculos, causas daños graves, pues propicias el debilitamiento de la zona y de toda tu musculatura. Lo mismo ocurre cuando duermes demasiadas horas o permaneces sentado (en general, con una mala postura) por períodos prolongados.

Beber agua para prevenir dolores de espalda

Mantenerse bien hidratado es una de las claves para evitar los dolores de espalda, ya que la deshidratación debilita la estructura de la columna vertebral. El agua en el organismo permite una mejor lubricación y aislación de los huesos, particularmente de las vértebras de la zona lumbar y vertebral.

Por eso, debes beber al menos dos litros de agua al día, y así mantener la espalda fuerte y saludable, además del cuerpo en su mejor estado.

Postura correcta para evitar dolores de espalda

Mantener una mala postura a lo largo del día provoca tensiones en la espalda, lo que se traduce en fuertes dolores, e incluso males crónicos. Cuando estés parado, tus pies deben estar algo separados entre sí, las rodillas estiradas aunque sin excesos, la pelvis bien alineada con tu cuerpo, y la cabeza erguida, con el mentón paralelo al piso. Los hombros deben quedar hacia atrás, para relajar la espalda y propiciar un mejor equilibrio.

Al estar sentado, procura no cruzar las piernas, sino dejarlas bien apoyadas en el piso con los pies, algo separadas entre sí. Los muslos deben quedar paralelos al piso, y las rodillas nunca deben superarlos en altura.

Cuidado con lo que llevas en los bolsillos

Un detalle de interés: Cuando llevas la billetera o elementos voluminosos en los bolsillos traseros de tus pantalones, provocas una mala postura al sentarte intentando no presionar ni aplastar el contenido, o por incomodidad. Lo mejor es llevar la carga en una cartera, que puedas ir cambiando de uno a otro hombro, en los bolsillos delanteros del pantalón o los de tu abrigo.

Si deseas leer más artículos parecidos a Causas comunes del dolor de espalda, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

0 valoraciones. El 0% dice que es útil.