Cómo seguir una rutina de chequeos médicos

Función de una revisión médica

Las rutinas de evaluación o chequeos médicos son, más que una necesidad, una obligación. Debes mantenerte controlado constantemente, tanto por chequeos médicos por parte de los profesionales de la salud, como también por tu propia cuenta, en exámenes realizados sobre tu propio cuerpo y estado general de la salud.

Si bien ante las primeras señales de una condición médica (dolores, heridas o la que fuera), debes consultar al médico, el chequeo posee una función alejada de la urgencia. En cambio, la revisión periódica no es más que una acción preventiva que puedes hacer para cuidar de tu salud y de tu bienestar.

Cómo seguir una rutina de chequeos médicos

  • Por lo general, se recomienda un chequeo médico semestral, es decir, dos veces por año, dependiendo de la salud y del estado o condición general del paciente. Así, puedes hacer uno o más chequeos médicos al año, realizando exámenes de fluidos (sangre y orina, principalmente), controles cardíacos y revisiones clínicas que te permitirán conocer tu estado general, detectando siempre a tiempo potenciales amenazas a tu salud, con suficiente tiempo de acción.
  • Si tu médico así lo considerara pertinente, puede que te pida realizar más chequeos anuales. También debes usar aquí tu criterio y responsabilidad: si existiera alguna condición médica que debiera ser revisada con mayor regularidad, siempre debes tener en mente que la prevención es mejor que la cura. Haz los chequeos que necesites, y sigue el consejo del profesional de la salud.
  • Los chequeos médicos que puedes realizarte a ti mismo incluyen el control de tu piel, buscando lunares o manchas nuevas, y también la revisión de tus senos y de tus testículos, entre otros. Se trata de análisis que puedes realizar una vez por mes, cuando salgas de la ducha, dedicando sólo unos pocos minutos que pueden mejorar significativamente tu vida.
  • La adecuada rutina de chequeos médicos debe ser un trabajo en conjunto, entre los propios exámenes y los que realiza el médico. Aunque el autoexamen es la primer arma de detección de muchas condiciones médicas, también debes realizar exámenes clínicos y de mayor complejidad.
  • Una vez por año, en una fecha en que lo recuerdes (por ejemplo, en la semana de tu cumpleaños), haz una cita médica (ginecológica, clínica y la que necesites), y realiza un control en profundidad.

Examen físico completo

En cada chequeo médico completo y en profundidad, no puede faltar el examen físico completo:

  • Examen clínico y diálogo con el paciente.
  • Examen de senos y de testículos (auto-examen y tacto - puede complementarse con ecografía).
  • Examen de la piel.
  • Medición de la presión y la tensión arterial, y del colesterol en sangre.
  • Examen ginecológico/vaginal (papanicolau, colposcopia, tacto) o examen rectal.
  • Examen de la agudeza visual.
  • Examen auditivo.
  • Control del peso y de la medida.
  • Análisis óseo básico.
  • Análisis de laboratorio (sangre, orina, puede incluir otros, a discreción del médico).

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo seguir una rutina de chequeos médicos, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.