Cómo cuidar la voz durante el clima frío

Voz y clima frío

Cuando comienza la época más fría del año, entramos en zona de peligro de sufrir enfermedades estacionales, y también algunos trastornos y malestares propios de esa época. Y la voz no escapa de ese riesgo.

Ya que nuestra voz en un instrumento de uso constante y continuo, sufre numerosos desgastes a lo largo del día. Y más aún en la estación fría, cuando al estrés diario se suman contracciones y tensiones musculares, además de malestares por las bajas temperaturas.

Estas tensiones en la voz son en particular notorias para quienes trabajan con su ella. No sólo los cantantes, sino profesores y maestros, locutores y gente de medios de comunicación, telefonistas y personal de atención al público, sienten y sufren estas exigencias vocales a lo largo del año, y mucho más aún durante el otoño y el invierno.

Consejos para el cuidado de la voz

Para cuidar de nuestra voz ante la llegada del frío, debemos procurar no forzarla. El acto de hablar debiera ser natural y sin esfuerzos: si debes tensionar tu voz para hacerte escuchar, entonces debes prestar más atención a los cuidados de este valioso instrumento.

A lo largo del año, debemos hidratarnos durante todo el día con unos 6 a 8 vasos de agua. Esto no sólo es beneficioso para el organismo y el aspecto, sino que es imprescindible para nuestra voz. El tabaco y las bebidas con alto contenido de cafeína (té, café, yerba mate y otros) deshidratan los pliegues vocales. Si fumas o si sueles consumir estas bebidas, es doblemente importante que lo hagas moderadamente (evitarlo, si puedes) y que bebas mucha agua a lo largo del día, esta vez: de 9 a 11 vasos.

Si sufres de alergias o de enfermedades de estación, las medicaciones habituales también pueden arriesgar el buen estado de tu voz. Algunos antihistamínicos y medicinas para toses y resfriados también resecan tu garganta y tus pliegues vocales: siempre consúmelos con suficiente agua, sólo bajo recomendación médica y nunca en automedicación.

Lo que comes puede afectar tu voz. Las comidas demasiado calientes, las comidas y bebidas demasiado frías y los sabores agrios, ácidos o picantes, estimulan los ácidos estomacales. El reflujo puede afectar la laringe e irritarla. Evita consumir demasiado especiado o a temperaturas extremas, en particular hacia la noche, cuando tu cuerpo entre en el estado de reposo.

Algunas conductas pueden estropear tu voz. Entre ellas, carraspear o toser bruscamente, así como los estornudos demasiado pronunciados. Procura no hacerlo ni aclarar tu garganta con brusquedad, para proteger la voz. Los gritos también pueden dañarte. Evita hablar tensionando tu cuello y tu abdomen, procura no gritar demasiado y siempre habla con suficiente aire, para prevenir malestares en las cuerdas vocales.

Recuerda que los climas fríos también pueden alterar la voz. Siempre viste abrigado, confortable y protegido en la garganta con bufandas, pañuelos, o ropas de cuellos elevados o de tortuga, también cubriendo la nuca.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar la voz durante el clima frío, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

0 valoraciones. El 0% dice que es útil.