Cómo ayudar a quien sufre un ataque de pánico

Ataques de pánico

Como sabemos, los episodios y ataques de pánico y de ansiedad aparecen de súbito, sin aviso previo, y sin que exista una amenaza o una explicación evidente para ello. Hemos aprendido a detectar los síntomas y ayudar a prevenirlos, para actuar siempre con velocidad, efectividad y precaución, con el fin de no aumentar el daño. Hoy veremos de qué manera actuar frente a estos episodios.

Como en cualquier condición médica, debemos actuar con cuidado, para no empeorar el problema tan sólo por querer ayudar. Si notas que alguien está padeciendo un ataque de pánico o de ansiedad, debes actuar con confianza y seguridad. Recuerda que la persona probablemente esté asustada, con una sensación de ahogo y de amenaza de muerte. No lo apures, no lo fuerces y, en cambio, déjalo que él te demuestre cómo puedes ayudarlo.

La mejor manera de ayudar, es conociendo de qué se trata y estar informado. Aún hoy muchos piensan que el trastorno de pánico se debe a una fobia específica, y nada más. El pánico y la ansiedad son casi incomprensibles para quien no los ha sufrido. Por ello, procura informarte al respecto, y podrás así tener más y mejores herramientas de ayuda.

Es importante conocer la sintomatología de cada caso, los pensamientos de quienes conviven con este trastorno, y aprender qué es lo que les puede haber servido, en ocasiones. Recuerda que esto es una cuestión personal: lo que funciona para uno, no tiene por qué funcionar para otro.

Cómo actuar cuando alguien sufre un ataque de pánico

Si alguien sufre de un ataque de ansiedad o de pánico, no intentes conversar ni razonar con esa persona. Recuerda cuando eras pequeño y pensabas que había un monstruo bajo la cama: el miedo te paralizaba, y perdías un poco la conexión con el mundo que te rodeaba, porque sólo pensabas en el monstruo y en su amenaza a tu bienestar. Si bien el caso no es exactamente el mismo, esta es una buena forma de comprenderlo por quienes nunca lo han sufrido.

Ten paciencia, y dedícate a acompañar a quien sufre del trastorno. Cuida de que no se haga daño, ayúdale a desprender su corbata o el botón superior de su camisa, e incluso el cinto o los cordones del calzado, para ayudar a su circulación sanguínea y disminuir la sensación de ahogo.

Si puedes, procura que corra aire fresco (abriendo una ventana, por ejemplo). Mientras tanto, llama con tu móvil a la ambulancia o al servicio de emergencia, y explica el caso.

Procura no aumentar las preocupaciones. Aunque no sepas bien qué es lo que ocurre, es tu labor dar tranquilidad a quien haya sufrido un episodio de ansiedad o de pánico. Mantente sereno, establece contacto físico sólo si la persona lo acepta, y no te muestres condescendiente ni preocupado de más.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo ayudar a quien sufre un ataque de pánico, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

18 valoraciones. El 83% dice que es útil.