Cómo mejorar los hábitos alimenticios

Preceptos para escoger una alimentación adecuada

La vida agitada que llevamos hoy en día a veces nos obliga a no prestar atención a lo que comemos, y a no tener en cuenta que muchas comidas que ingerimos no son del todo saludables, por mas que sí sean apetitosas.

Pero tener una buena alimentación va mucho más allá de comer simplemente vegetales y frutas. Debemos mejorar nuestros hábitos y esto implica hacer una alimentación completa, respetuosa con nuestro entorno y con nuestro propio cuerpo, que son nuestros dos hogares prioritarios.

Hay algunas normas básicas que nos ayudarán a lograr consumir alimentos saludables, adecuados, y amigables con el entorno. Una buena alimentación impide la aparición de enfermedades, y con ello el consumo de medicamentos y recursos de maneras muy diversas.

En este tema, Michael Pollan ha sugerido ciertos puntos que pueden resultar de gran interés, muy sencillos de recordar y de asimilar en la vida diaria, y que nos servirán como guía a la hora de mejorar nuestros hábitos alimenticios. Estas son sus consignas:

Cómo mejorar los hábitos alimenticios

  • No comas nada que tu abuela no reconozca como comida. Elige productos naturales, orgánicos, con ingredientes preferentemente locales. Con esto se minimiza el transporte y el uso de recursos en frigoríficos y otros. También tu organismo necesita ingerir ingredientes adecuados a su digestión, que no representen una amenaza ni que aletarguen sus procesos.
  • No comas nada con más de cinco ingredientes, o con ingredientes que no puedas pronunciar correctamente. Una vez más, procura elegir ingredientes locales, autóctonos y que sean fácilmente reconocibles por tu organismo. A veces lo sofisticado resulta nocivo para la salud y el bienestar: por eso, para mejorar los hábitos alimenticios mantenerse en lo seguro, en especial con aquellas comidas extrañas.
  • Ni se te ocurra permanecer en el pasillo central del supermercado. La comida real tiende a estar cerca de la puerta del almacén, donde puede ser reemplazada rápidamente si se pone mala. Esta nota se refiere a las compras eficientes. Se refiere, también a la compra de ingredientes y alimentos naturales, sin tantos preservantes y conservantes nocivos para la salud.
  • No comas nada que no se pudra. Esta consigna es clara: si es natural y orgánico, entonces tiene un ciclo de vida. Los alimentos con conservantes químicos excesivos tienden a preservarse en condiciones por más tiempo, incluso dentro de nuestro estómago en el proceso digestivo. Mejor consumir alimentos saludables y naturales.
  • No te empaches. Se refiere a hacer una alimentación adecuada, sin incurrir en excesos y bajo el eterno precepto de economía, tanto monetaria como en el accionar. Come lo que tu cuerpo te pida, sin atiborrarte y sin consumir demasiados recursos, envoltorios y cosas que terminarán por ser residuos.

Por último, te dejamos los dos preceptos finales, que no ameritan referencias, y son igualmente ciertos:

  • Disfruta del acto de comer con la gente que quieres.
  • No compres comida donde también compras gasolina.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo mejorar los hábitos alimenticios, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

1 valoraciones. El 100% dice que es útil.