Beneficios de la Chía para Nuestro Cuerpo

¿Qué es la chía?

La chía o chían es una semilla que acepta muchas formas de consumirse. Fue un alimento muy utilizado por mayas y aztecas.

En algunos países del norte y centro de América, se puede consumir el agua o refresco de chía, aunque de esta manera no es tan sano su consumo, ya que contiene demasiada azúcar.

Hay muchas otras maneras de consumir chía de sanamente, y hay muy buenas razones para hacerlo:

Beneficios de la chía

Las semillas de chía son una importantísima fuente natural de Omega-3, cuyo efecto más importante es la de aumentar el colesterol bueno y disminuir el malo. También evita la formación de coágulos y placas en las arterias, previniendo de esta forma enfermedades cardiovasculares.

La chía es muy rica en fibras, ideal para el correcto funcionamiento del intestino. Da una importante sensación de saciedad, ayudando de esta manera a controlar el apetito. Al ser puesta en agua, crece, ya que absorbe varias veces su peso en líquido, produciendo la sensación de tener el estómago lleno.

La chía no posee gluten, lo que la hace una excelente alternativa para los celíacos, y es muy recomendada para los vegetarianos por ser muy completa en proteínas, proporcionando de esta manera todos los aminoácidos esenciales.

Aporta una gran cantidad de vitaminas del grupo B, además de minerales como calcio, fósforo, zinc, potasio y magnesio entre algunos.
Además, regula la coagulación de la sangre y ayuda a la regeneración de los tejidos.

Cómo consumir chía

A la chía la podemos consumir en semillas, en harina o en aceite.

Semillas de chía: Se remojan las semillas en agua durante una media hora en una proporción de 9 partes de agua hervida fría o mineral por una de chia. Se utiliza agua hervida o mineral, porque el exceso de cloro puede destruir algunas de sus propiedades originales.

De esta preparación se forma una especie de gelatina que se puede agregar a preparaciones dulces o saladas, como tortas, frutas, sopas, tartas, etc. Esta gelatina puede conservarse con todas su propiedades durante varios días en la heladera.

Harina de chía: La harina de chía puede incorporarse a cualquier tipo de preparación que lleve este ingrediente, como tartas, fideos, tortas, etc. Se añaden 3 o 4 cucharadas por cada kilo de harina común.

Aceite de chía: El aceite es aún más concentrado que las semillas en omega-3. Es mejor consumirlo frío.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo utilizar la Chía para Beneficiar Nuestro Cuerpo, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

97 valoraciones. El 96% dice que es útil.