¿Qué es la Ducha Vaginal?

Todo sobre la ducha vaginal

¿Quieres hacer uso de la ducha vaginal pero no sabes ni cómo utilizarla sin hacerte daño? El cuerpo humano debe tratarse con delicadeza, más aún esas partes tan íntimas, así que te enseñaremos cómo usar una ducha vaginal.

Pero antes, debes saber qué es y estar consciente de los riesgos.

¿Qué es la ducha vaginal?

La ducha vaginal es un enjuague que sirve para limpiar la vagina por dentro, normalmente con líquidos con alto contenido de bicarbonato de sodio o vinagre.

Son una especie de bomba con una válvula (en muchos países les llaman pera de ducha vaginal); las de silicona son mejores porque hacen menos daño. Hay muchas marcas en el mercado, y no suelen ser costosas.

Usos de la ducha vaginal

Muchas mujeres la usan para lavar los residuos de la menstruación y semen después de las relaciones sexuales. Pero este enjuague no se limita al uso vaginal, ya que algunas personas también lo utilizan para lavar el recto cuando van a practicar sexo anal.

¿Es necesario usar la ducha vaginal?

Si eres una persona con antecedentes de irritación, estás embarazada o tienes dudas de ello, olvídate de usar este enjuague.

Muchas marcas recomiendan su uso sólo para acompañar tratamientos de problemas vulvo-vaginales.

Por su parte, los médicos indican que la vagina se limpia por sí sola, y que una ducha puede cambiar su PH, por tanto, recomiendan que si realmente no la necesitas, no la uses.
Pero, si aún así quieres utilizarla, lo mejor es que sepas hacerlo bien.

Cómo usar la ducha vaginal

Ve al baño, lubrica la válvula para que se deslice con mayor facilidad y, con mucha calma, introdúcela y presiona la pera para que salga la mezcla.
Luego, retira la pera y la mezcla saldrá sola con los residuos, si los tuvieses.

Si sientes molestias, picazón, resequedad, sensación de estar quemada o algún otro tipo de molestia vaginal, suspende el uso y consulta a tu médico.

¿Es necesario usar la ducha vaginal?

Si eres una persona con antecedentes de irritación, estás embarazada o tienes dudas de ello, olvídate de usar este enjuague.

Muchas marcas recomiendan su uso sólo para acompañar tratamientos de problemas vulvo-vaginales.

Por su parte, los médicos indican que la vagina se limpia por sí sola, y que una ducha puede cambiar su PH, por tanto, recomiendan que si realmente no la necesitas, no la uses.
Pero, si aún así quieres utilizarla, lo mejor es que sepas hacerlo bien.

Cómo usar la ducha vaginal

Ve al baño, lubrica la válvula para que se deslice con mayor facilidad y, con mucha calma, introdúcela y presiona la pera para que salga la mezcla.
Luego, retira la pera y la mezcla saldrá sola con los residuos, si los tuvieses.

Si sientes molestias, picazón, resequedad, sensación de estar quemada o algún otro tipo de molestia vaginal, suspende el uso y consulta a tu médico.

Si deseas leer más artículos parecidos a ¿Qué es la Ducha Vaginal?, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

137 valoraciones. El 90% dice que es útil.