Cómo cuidar los senos durante la lactancia

Cuidados al amamantar

Amamantar al bebé es un momento maravilloso en donde madre e hijo se comunican de una manera muy especial. Pero si los senos o pezones se encuentran congestionados, irritados o con grietas, ese hermoso momento se puede convertir en dolor y molestia para la madre y dicha sensación será transmitida al bebé.

Para evitar estos malestares solo hay que tener en cuenta algunas pautas, como la higiene, lubricación, masajes y cuidados que los senos necesitan para que no haya dolor.

Consejos para cuidar los pezones durante el amamantamiento

  • Cada vez que termines de amamantar a tu bebé, higieniza los pechos muy bien con una compresa con agua, y sécalos con otra compresa bien limpia.
  • Utiliza siempre protectores para tus pezones, para evitar que la tela de los corpiños los lastimen. Cambia los protectores seguido.
  • Usa sostenes o corpiños limpios todos los días, lávalos y acláralos muy bien.
  • Si tienes tus pezones irritados, puedes aliviar el malestar masajeando los mismos luego de amamantar con tu misma leche o calostro.
  • Siempre ten la precaución de secar muy bien tus senos, así evitarás la piel reseca y la formación de grietas muy dolorosas.
  • Si se te han formado grietas, es mejor que compres protectores de siliconas para poder seguir amamantando sin dolor, y las grietas podrán curarse más rápidamente. También puedes hidratarlos con tu misma leche, ya que la misma tiene propiedades cicatrizantes.
  • Otra forma de evitar molestias es no dejar pasar grandes períodos de tiempo sin amamantar a tu bebé, así no se te acumulará leche y no se te congestionarán los senos.
  • Si notas que tus senos se han congestionado, retira el exceso de leche que tengas. Para hacerlos es conveniente que te coloques primero una toalla humedecida en agua caliente sobre los mismos y cuando los notes mas blandos, presionarlos con delicadeza para que salga la leche.
  • La leche que te estas sacando la puedes guardar en un recipiente esterilizado o en el biberón del bebé, para dársela mas tarde.
  • Lo mejor para evitar la formación de estrías es masajear tus senos con aceite de almendras, con movimientos suaves y circulares. Pero no olvides limpiar muy bien tus senos antes de amamantar.
  • No amamantes siempre del mismo lado, es conveniente ir rotando, primero un pecho y luego el otro.
  • Coloca al bebé en una posición tal que pueda succionar agarrando el pezón y la aureola por completo, ya que si solo se agarra del pezón, puede tironear del mismo y lastimarlo.
  • Para lubricar los pezones, lo mejor es masajearlo con crema de caléndula. Si bien no es tóxica, es conveniente quitarla antes de amamantar.
  • No tengas vergüenza de acudir a tú médico si sientes que algo estas haciendo mal o si te encuentras muy molesta durante el amamantamiento, ellos son profesionales que nos pueden ayudar, la buena comunicación con el facultativo es primordial para el correcto desarrollo de esta etapa.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar los senos durante la lactancia, te sugerimos que visites nuestra sección Salud.

Esta nota te fue útil?

32 valoraciones. El 91% dice que es útil.